Guía práctica para grandes conciertos

Posted on

Guía práctica para grandes conciertos (Por Miguel Aguilera)

A todos nos gusta la música. Acompaña, nos abraza, explota sentimientos, y nos hace sentir vivos. No importa si somos o no músicos, lo importante es saber disfrutarla y vivirla. Algunos vamos más allá, somos locos enfermos fanáticos con cierto grado de peligrosidad (Sé que esto es absurdo, pero suena bien) con una banda o artista al que totenizamos. Si no tenemos discos originales, los mp3s abundan, el ipod pide por favor más variedad de artistas. ¡Basta de lo mismo por dios! Y no importa, nos sabemos las letras de las canciones que los mismos de las bandas apenas saben que las compusieron. Y mucho, mucho más.
Lo que ronda por la mente es: QUIERO ESCUCHARLOS EN VIVO-

Averiguando sobre las fechas de conciertos

Lo primero es estar siempre informados, entrar siempre que se pueda al sitio de la banda, o buscar foros donde hablen del tema. Internet facilita las cosas con los itinerarios de las giras, y discos nuevos que van a sacar, entre otras cosas. Nada es mejor que enterarse por vías oficiales que esa banda va a tocar en tu país. No se preocupen, es normal correr gritando desesperada y psicóticamente monosílabos que intentan comunicar: ¨ Oh Dios mío, al fin voy a poder verlos¨
Lo que realmente vale la pena de enterarse temprano sobre un evento de esta magnitud, es que van a poder gritarles a todos sus amigos que gustan de esta banda, y disfrutar nuevamente la reacción inicial, esta vez en manada.
Si no tienen amigos, intenten la opción de los foros.

Las entradas

Lo que más se sufre, es la espera para conseguir las entradas. Generalmente hay una demora de hasta una semana desde que confirman el concierto, hasta que se las pueden comprar. En los primerizos hay una paranoia de tener que comprarlas cuanto antes, porque seguro medio mundo va a ir a verlos. ¿Por qué no lo hacen en el maracaná? ¿Cómo vamos a entrar todos ahí? ¡Dios, Cantinflas, Olmedo, Condorito… Quien sea!!! ¡Quiero MI entrada!
No se preocupen. Si se apuran a las entradas las consiguen a precios de pre-venta. Hay puestos por internet donde las pueden reservar o adquirir. Eso sí, les recomiendo tener su arsenal de groserías listo para cuando vean el precio. ¿Se pensaron que la crisis no llegó al mercado musical?
Habrá que descuartizar el chanchito-
Una vez que las entradas están en nuestro poder, hay que disfrutar ver la cara de envidia maligna que recorre por la cara de nuestros amigos. Mientras sentimos como el poder recorre por nuestro cuerpo, comprendemos a Gollum, por lo menos hasta que otro nos imita con su entrada recién adquirida, y el poder se desvanece.
Entonces saltamos en grupo.
Importante: Proteger la entrada y tenerla en un lugar seguro.
Más importante: No querer olvidarla. Y checkear que la tenés antes de salir.

Rituales previos

Sea creativo en los mismos.

 

Yendo al recital

Aquí es importante mencionar que si la banda no toca en tu provincia, te espera una odisea de kilómetros para verla. Eso no le quita la emoción ni mucho menos. Aumenta las expectativas al máximo y las lágrimas por la billetera que enflaquece también son protagonistas.
Es normal parecer un monotemático absoluto y espantar a la gente cuando se cantan una y otra vez el repertorio de esas canciones que posiblemente nadie conozca. Se nota más  si te toca viajar solo.
Siempre, pero siempre hay que viajar con tiempo. Algún inconveniente en la ruta, o desperfecto técnico que quite horas, puede ser fatal. Y en esos casos no hay infarto ni lágrimas que reviertan lo inevitable: Mientras estás pataleando, tu banda favorita está tocando (¡Hasta rima!)
Si no conocés el lugar donde va a tocar la banda, es siempre conveniente tomar un taxi, sobre todo para estar por lo menos con media hora de anticipación al momento en el que van a tocar. Ojo…  Guardá dinero. Adentro venden remeras oficiales y mucho merchandising oficial que vas a querer llevar a casa-

El recital

La mejor parte comienza ahora. En la espera porque toque la banda, busque el mejor lugar para verlos, y de paso, socialice. Va a ser muy importante por si comienzan la locura y los pogos (Movimiento que consiste en saltar y golpear a quien esté cerca suyo) Por otro lado, va a nacerle la necesidad de cantar abrazado a alguien esos temas que tanto gustan, y llorar al lado de otros cuando la emoción no pueda más.
Las luces se apagan, la banda va a tocar. ¿Recuerda lo que le dije?
Al diablo con todo, disfrute como más le plazca y vuélvase loco. La euforia va a ser tanta que le van a quedar reservas para ponerla en tappers y llevarla al freezer. ¿Qué hermoso no?
Grite, salte, cante, llore, sea un animal.
Está en su derecho.

Post recital

Ya hemos disfrutado y sido felices, no queremos volver a casa ni al mundo. Aun así, hay que aceptar que la realidad es prostituta y siempre está ahí, mirándonos con una sonrisa leporina.
Para tener ese recuerdo tan especial del momento, hay que aprovechar los puestos que venden lo oficial, comprar algo realmente bueno.
Y al salir, están los sinvergüenzas que venden lo trucho. A darse el gusto también.
Es rock.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s