Notas sueltas

Aquel otro cine: los cineclubs en Tucumán

Posted on Actualizado enn

Aquel otro cine

Los cineclubs en Tucumán

 Público en sala caviglia

Pensar en cine alternativo en nuestra ciudad implica recordar automáticamente aquellas noches en los años ’80 en las cuales acudíamos al céntrico “Videobar”  para deleitarnos con las películas de Los Beatles,  Pink Floyd, o de retrospectivas de  directores de culto como Fellini o Kubrick,  figuritas difíciles para aquella época y  nunca  exhibidas en el circuito de cines comerciales (siempre más interesado en las novedades y éxitos de taquilla del momento). 2001_una_odisea_del_espacio1

El concepto de cine como espectáculo y entretenimiento se trastoca a fines de la década del ’50, cuando diversos movimientos estéticos (la “nouvelle vague” francesa, el neorrealismo italiano, el  sueco Ingmar Bergman, entre otros) dan un giro copernicano al séptimo arte al incorporar temas nuevos como los movimientos revolucionarios, el feminismo, la cultura underground y hippie, la segregación a partir del racismo y otros tópicos sociales y filosóficos. El bajo presupuesto y la libertad creativa caracterizan a esta corriente de vanguardia  que revolucionó el modo de hacer y pensar el cine a nivel mundial y dio nacimiento a lo que se denomina “cine de autor” o “independiente”.

LADRI_DI_BICICLETTE__1_948_o EL LADRON DE BICICLETAS

En nuestra ciudad, los ciclos especiales de cine tienen registro a partir de fines de la década del ’40: en el desaparecido cine Metro se exhibía cine infantil; también las bibliotecas Alberdi y Sarmiento , La Sociedad Cooperativa de crédito, el colegio universitario Gymnasium y el Banco Noar fueron testigos de citas con los films. También en las distintas facultades hubo siempre ciclos especiales, que juntaban a una nutrida legión de fieles. El expresionismo ruso, el mencionado neorrealismo italiano, la nueva ola francesa, el realismo alemán entre otras corrientes, eran la atracción principal de estos ciclos.  A partir de 1974 comenzó a funcionar en calle Mendoza “La Cineteca”, en donde la concurrencia se regodeaba con films de directores como Luis Buñuel, Jean Luc-Godard, Passolini, Michelangelo Antonioni o Luchino Visconti,  por un lado, y  por otro lado Tarantino, los hermanos Cohen, Almodóvar, Jim Jarmusch , David Lynch del cine contemporáneo. Así pasaron generaciones de cinéfilos que buscaban aquel otro cine, ese que proponía no solo entretener sino que tocaba temas sensibles o tenía una intención artística evidente.

“Persona” de Ingmar Bergman

En la actualidad esta modalidad cinéfila está expandida a espacios no convencionales como terrazas (Cineclub La Terraza), bares temáticos (Sonora, El árbol de Galeano, Patio Lorca), teatros (Círculo de la Prensa, en el mismo lugar donde funcionaba “La cineteca”), festivales anuales (Festival de Cine Argentino de Tucumán, Ciclo de cortos “Cortala”, etc.), espacios de arte (Espacio Cripta con ciclos de terror y ciencia ficción retro), o sedes de Colegios Profesionales (Colegio de graduados en Cs. Económicas, por ejemplo) y por supuesto en salas del Estado como el Teatro Caviglia o Caja Popular, el MUNT y otras.

 

 

 

A contrapelo de la extinción masiva de salas en San Miguel de Tucumán (en décadas pasadas llegó a haber más de 30), los cineclubs pugnan por permanecer en pie a pesar de todos los cambios en las modalidades de consumo (piénsese en internet, en los dvd clubs y las propuestas de tv digital y por cable, entre tantas otras). Es que siempre habrá un espectador dispuesto a entregarse al extraño disfrute de dejarse absorber por un par de horas en la magia que el cine genera cuando se apaga la luz y se enciende el proyector.

* Fuentes consultadas: notas de archivo del diario La Gaceta, Wikipedia, y diversos blogs de cine.

Anuncios

Las raíces del rock tucumano

Posted on Actualizado enn

Las raíces del rock tucumano

 La década del 70

El rock como movimiento artístico/cultural en Tucumán dio inicio en la década del 70, paradójicamente la más oscura de nuestra historia reciente. “La pequeña banda de Trícupa”, invitada al segundo Festival “B.A. Rock” en 1971 anunciaría al país que aquí se estaba gestando un movimiento contracultural minúsculo pero apasionado. Como antecedente quedaban en la memoria las fiestas animadas por Los Sabuesos, Los Bang y Los Fantasmas, bandas de covers que tocaban en los salones de moda como la Confitería del Lago en el Parque 9 de Julio (las dos últimas bandas llegaron a grabar un simple), el Teatro de la Paz y otros.

Redd: el primero en grabar

Al disolverse Trícupa se gesta“Redd”, agrupación que haría historia al ser la primera banda tucumana en  grabar y editar un disco con temas propios allá por noviembre de 1978, titulado “Tristes noticias del Imperio”.  Ya el año anterior, en 1977 había teloneado a Luis Spinetta en el Club Caja Popular. En 1979 graban su segundo disco, “Cuentos del subsuelo”, aunque no llegan a editarlo hasta 1996 en CD.  Lo  integraban Esteban Cerioni (bajo y voz), Juan Escalante (batería y voz) y Luis Albornoz (guitarras y coros). Para el segundo disco se incorporan Oscar Imhoff en voz, Marco Tulio Pusineri en batería en reemplazo de Escalante y Juan “Pollo” Raffo en teclados.

En 1979 organizan “Rock interior” invitando a Trigémino (de Bs. As.) e  Irreal (contaba en sus filas a Baglietto y el Tuerto Wirtz), festival que se rrepetirá en Santa Fe y Rosario al año siguiente en el cual actuarían con los mencionados más Dibujos Animados de Córdoba. En este evento convocan al tecladista Lito Vitale.  , entre otros. Al año siguiente se los invita a tocar en un megafestival en Buenos Aires organizado por la Revista Humor y La Trastienda,  en el estadio de Obras Sanitarias. Allí durante tres jornadas comparten escenario con MIA, Baglietto (que surge como revelación a nivel nacional), Markama, Litto Nebbia y el propio Spinetta, entre otros. La prensa especializada hablaba por ese entonces de Tucumán y Rosario como ciudades emergentes en materia de rock, debido a la calidad de sus músicos.

Estilísticamente Redd abordaba el “prog-rock” o “progresivo”, con influencias del jazz-rock.  Composiciones complejas, cambios de ritmos, armonizaciones vocales, largos pasajes instrumentales  y una fuerte apuesta poética en las letras  (a cargo de su “cuarto integrante”, Ricardo Gandolfo) eran su sello característico.  Musicalmente se notaba la influencia de bandas británicas como King Crimson, Yes , Genesis o Led Zeppelin.

Algunas letras de Redd

“Reyes en guerra”

“Ya se oirán los pies del mar / sobre la costa en la madrugada.

En la playa volver a pensar cuándo acabará la muerte.

Dejame de soñar un cielo de paz  / y no este turbio espejo de reyes en guerra.”

“Tristes noticias del Imperio”

“Vamos sin payaso de tanto no saber / el recuerdo del palacio que se hundió en el mar / los diarios de la tarde dijeron que no puede ser / pero ahí está la gente /corriendo hacia el lugar. Mira mira el halcón del Rey / envuelto por la ola que lo va a tragar / se parece un poco a los que piensan que en el fondo del miedo está la libertad.

Y escuchar cantaba cuando empezó a sentir / el agua sobre el pecho como un manto azul / me equivoqué de nota y me voy a hundir / esa es mi guitarra cubierta de oro. La cama cuyos ojos se tapan tu mirada se ahogó con sus lociones  / y todas sus fragancias.

Flotan sus largas piernas y el corazón oscuro / que nunca fue feliz pero daba ganancias. Protestan los puristas, maestros sin saber, se acabó el vino rojo y los días de casa la sal lo cubre todo, como un amante bien, el sueño de los nobles se ha convertido en nada.

Edifiqué mi mundo / su realidad es el cielo / y después de la lluvia / fue alimento del mal”

Los años 80:

Eventualmente Redd se disuelve por tensiones internas, para gestar a otros grupos como “Jabalina” (de Imhoff), “Nostro Genus” (de Albornoz con Daniel Agüero, Joaquín Fanjul y Daniel Israel), y “Trigémino” (de Cerioni junto a Carlos Garófalo y Lito Vitale, en Buenos Aires). En la década del 90 y a partir del año 2000 se dan algunas reuniones de REDD en Teatro Alberdi, Teatro de la Paz y otros lugares conmemorando aniversarios y con invitados especiales, y que quedaron registradas en discos en vivo llamados: “Ceremonias para alzar el telón”.

Con el cambio de década surgen otras bandas en Tucumán dignas de destacar:

Saga: (Patricia Salazar, Luis Corvalán, Carlos Amaya, Pablo Salesky y Víctor Molina con letras de Ricardo Gandolfo) Desde el año 1980 hasta 1983. No llegan a grabar.

Mamut (Más tarde UT): Adrián Llovera, Daniel Israel, Ricardo y Pablo Zerda, y César Maciel).  Hacían hard rock . Desde el año 1982 a 1987 aprox. Solo quedan demos.

Tango : Daniel Israel, José Corvalán, Daniel Aguero.  Formada en 1981

Nostro Genus: con Luis Albornoz, Joaquín Fanjul, Israel, Daniel Agüero

Flux: (Luis Albornoz, Hugo Marcantonio, Raúl Aybar, Ana Frías). Graban  y editan el segundo disco tucumano, “Detrás del humo” en 1987.

Otras bandas:

Jabalina (luego Jalea) de Oscar Imhoff, Genezaret (duo), Circunstancias (duo) de Santiago Caminos, Fuzz (de Tafí Viejo), Leviathan, entro otros. De mediados de los 80 en adelante: La mosca verde, Hades (de cuyos integrantes surgiría más tarde Karma Sudaca) El recinto, Priztik, Otros y Bufones, La Insignia de la Rosa Blanca, Hermes (luego Priztik) , entre otros.

Investigación y artículo: Homero A. Sanchez

Galería de fotos

Los sabuesos (1967-1968)

los sabuesos (Luis Albaca, Luis Albornoz,
Los Sabuesos en 1967 (Hugo Marcantonio, Oscar Buriek, Luis Albaca, Luis Albornoz, “Atilio Papucho” Díaz) en fiesta Radio LV12
Los sabuesos año 1967: Gustavo Gramajo, Daniel Keter, Ricky Albaca, Luis Albaca y César Osán
Los Sabuesos en 1967 (en la Confitería del Lago)
Los Sabuesos nov 1968 La Gaceta
Los Sabuesos entrevistados por La Gaceta en 1968
Los sabuesos
Los sabuesos, cerca de 1969
Oscar Buriek, Juan Escalante, Oscar Imhoff, Carlos Gordillo, Chiquín Medina y Jorge Tobchi.
Los Fantasmas: Oscar Buriek, Juan Escalante, Oscar Imhoff, Carlos Gordillo, Chiquín Medina y Jorge Tobchi.
los bang
Los Bang (Hugo Marcantonio, “Negro” Palacios, Perico Migliorini, Humberto Rava y Raúl Baralo) Años 1966-1974
Trigémino
Trigémino: Carlos Garófalo, Marco Pusineri, Esteban Cerioni, Jorge Minisalle. Nov. de 1980
1959797_10202873187344277_698397690_n
Tango, con Daniel Israel, Daniel Agüero, José Corvalán, y otros. (año 1981)
trigémino
Trigémino
1920522_10202873188144297_242863261_n
Daniel Israel y Daniel Agüero (Tango)
trigémino
Trigémino
Ricardo Mollo,
Albornoz, Mollo, Cerioni, Wirtz, grabando con Lito Vitale
1149035_10202873178824064_1923581194_n
Nostro Genus, con Luis Albornoz, Daniel Israel, Joaquín Fanjul y Daniel Agüero, año 1981 aprox.
Redd
Redd a fines del ’79 con Oscar Imhoff
redd
Esteban Cerioni y Juan Escalante  de Redd

Recorte01_LaGaceta  TAPA FINAL 19 NOVIEMBREa.jpgredd en santa fe

Mamut (1984)

Banda pionera del heavy metal, 1985 (Palacio de los Deportes)
El mamut, banda pionera del heavy metal, 1984(Palacio de los Deportes) Adrián Llovera, Ricardo y Pablo Zerda y César Maciel.

Hades (1986)

Hades
Hades (1986): Gabriel Díaz Enrico, Gustavo Coronel, Daniel Amani, Tony Molteni, Maxi López.
La mosca verde (Marcelo Escala, Irving Ibarra, etc)
La mosca verde (1986): la banda de Marcelo Escala , aportaba su dosis de hard rock y heavy.

De reggae y otras hierbas

Posted on Actualizado enn

el reggae vive en tucumanEl género musical reggae tuvo su puntapié inicial en Tucumán con la aparición de Gran Valor durante aquellas  noches de 1999 en el centro cultural La Zona de calle San Juan, si bien había grupos que incluían este estilo musical en una que otra composición (Los Guayaberos, Mano e mono, entre otros). Sin embargo, fue esta banda la gran cultora de la movida, tocando en cuanto lugar consiguieran, incluso días miércoles en los lugares más insólitos del under. El actor Oscar Orellana fue su alma mater  junto a “Lokera” Roel, Juan Thouvier, Gustavo“Goma” Pérez, “Tito” Ahumada, Octavio Coria, Claudio Támer, Sebastián Menín, entre otros fueron sus músicos estables otorgándole calidad  y amor por la música y su filosofía.

oscar orellana

 

 

Oscar Orellana (Gran Valor)

Tuvieron que pasar algunos años para que surgiera la siguiente generación que agite la bandera rasta:  Sanchez no te enganches (con su punk y ska), Guru, Buenas y Santas, Ad Hoc, Skaraway, La Sueca, entre otros, que ponían su impronta propia armando una movida local interesante.

guru

valores Mucha agua pasó bajo el puente: las visitas históricas de los jamaiquinos de The Wailers, The Skatalites, entre otros, y la explosión del género a nivel nacional tuvieron su impacto. Surgieron nuevos lugares para tocar como el Robert Nesta Club (luego de batallar con múltiples clausuras).

Actualmente existen más de 30 bandas de este estilo en S.M. de Tucumán y el interior (Flor de Mamaní, The Warriors, Espíritu, Valores, El club del reggae, Sacha Inah, Los Tunches, Santos sinremera, Skaces, Estación groove, Vampiro Indio, por solo nombrar algunas) y su número y calidad crece constantemente, llegando incluso a concretarse anualmente un festival (en el mes de Enero) en Amaicha que convoca a decenas de bandas de todo el país, especialmente de Tucumán y NOA (van por su tercera edición)

200052_209976099015676_100000098630540_874707_232227_n

Nos complace presentar en EFECTOBURBUJA algunos videos que permiten apreciar la actualidad de la movida reggae.

Mistica Reggae en Mcnamara      d07dc6_amaicha-reggae

R.F.A. “Pachamama” 

The warriors: “Volar”

Valores: “Es tiempo”

Estación groove: “Como el sol”

Guru: “Vamos” en vivo en el programa “Pelagatos” (Bs.As.)

Los Tunches: “Natty reggae rockers”

Sacha Inah: “Ska surf”

El club del reggae : “Siempre sale el sol”

Santos sinremera

La Luzbel: “Químicanimal” en Festival No a la trata, Plaza Independencia

Buenas y Santas: “Mis sueños”

Vampiro Indio

De los pies a la cabeza (acústico)

Guía práctica para grandes conciertos

Posted on

Guía práctica para grandes conciertos (Por Miguel Aguilera)

A todos nos gusta la música. Acompaña, nos abraza, explota sentimientos, y nos hace sentir vivos. No importa si somos o no músicos, lo importante es saber disfrutarla y vivirla. Algunos vamos más allá, somos locos enfermos fanáticos con cierto grado de peligrosidad (Sé que esto es absurdo, pero suena bien) con una banda o artista al que totenizamos. Si no tenemos discos originales, los mp3s abundan, el ipod pide por favor más variedad de artistas. ¡Basta de lo mismo por dios! Y no importa, nos sabemos las letras de las canciones que los mismos de las bandas apenas saben que las compusieron. Y mucho, mucho más.
Lo que ronda por la mente es: QUIERO ESCUCHARLOS EN VIVO-

Averiguando sobre las fechas de conciertos

Lo primero es estar siempre informados, entrar siempre que se pueda al sitio de la banda, o buscar foros donde hablen del tema. Internet facilita las cosas con los itinerarios de las giras, y discos nuevos que van a sacar, entre otras cosas. Nada es mejor que enterarse por vías oficiales que esa banda va a tocar en tu país. No se preocupen, es normal correr gritando desesperada y psicóticamente monosílabos que intentan comunicar: ¨ Oh Dios mío, al fin voy a poder verlos¨
Lo que realmente vale la pena de enterarse temprano sobre un evento de esta magnitud, es que van a poder gritarles a todos sus amigos que gustan de esta banda, y disfrutar nuevamente la reacción inicial, esta vez en manada.
Si no tienen amigos, intenten la opción de los foros.

Las entradas

Lo que más se sufre, es la espera para conseguir las entradas. Generalmente hay una demora de hasta una semana desde que confirman el concierto, hasta que se las pueden comprar. En los primerizos hay una paranoia de tener que comprarlas cuanto antes, porque seguro medio mundo va a ir a verlos. ¿Por qué no lo hacen en el maracaná? ¿Cómo vamos a entrar todos ahí? ¡Dios, Cantinflas, Olmedo, Condorito… Quien sea!!! ¡Quiero MI entrada!
No se preocupen. Si se apuran a las entradas las consiguen a precios de pre-venta. Hay puestos por internet donde las pueden reservar o adquirir. Eso sí, les recomiendo tener su arsenal de groserías listo para cuando vean el precio. ¿Se pensaron que la crisis no llegó al mercado musical?
Habrá que descuartizar el chanchito-
Una vez que las entradas están en nuestro poder, hay que disfrutar ver la cara de envidia maligna que recorre por la cara de nuestros amigos. Mientras sentimos como el poder recorre por nuestro cuerpo, comprendemos a Gollum, por lo menos hasta que otro nos imita con su entrada recién adquirida, y el poder se desvanece.
Entonces saltamos en grupo.
Importante: Proteger la entrada y tenerla en un lugar seguro.
Más importante: No querer olvidarla. Y checkear que la tenés antes de salir.

Rituales previos

Sea creativo en los mismos.

 

Yendo al recital

Aquí es importante mencionar que si la banda no toca en tu provincia, te espera una odisea de kilómetros para verla. Eso no le quita la emoción ni mucho menos. Aumenta las expectativas al máximo y las lágrimas por la billetera que enflaquece también son protagonistas.
Es normal parecer un monotemático absoluto y espantar a la gente cuando se cantan una y otra vez el repertorio de esas canciones que posiblemente nadie conozca. Se nota más  si te toca viajar solo.
Siempre, pero siempre hay que viajar con tiempo. Algún inconveniente en la ruta, o desperfecto técnico que quite horas, puede ser fatal. Y en esos casos no hay infarto ni lágrimas que reviertan lo inevitable: Mientras estás pataleando, tu banda favorita está tocando (¡Hasta rima!)
Si no conocés el lugar donde va a tocar la banda, es siempre conveniente tomar un taxi, sobre todo para estar por lo menos con media hora de anticipación al momento en el que van a tocar. Ojo…  Guardá dinero. Adentro venden remeras oficiales y mucho merchandising oficial que vas a querer llevar a casa-

El recital

La mejor parte comienza ahora. En la espera porque toque la banda, busque el mejor lugar para verlos, y de paso, socialice. Va a ser muy importante por si comienzan la locura y los pogos (Movimiento que consiste en saltar y golpear a quien esté cerca suyo) Por otro lado, va a nacerle la necesidad de cantar abrazado a alguien esos temas que tanto gustan, y llorar al lado de otros cuando la emoción no pueda más.
Las luces se apagan, la banda va a tocar. ¿Recuerda lo que le dije?
Al diablo con todo, disfrute como más le plazca y vuélvase loco. La euforia va a ser tanta que le van a quedar reservas para ponerla en tappers y llevarla al freezer. ¿Qué hermoso no?
Grite, salte, cante, llore, sea un animal.
Está en su derecho.

Post recital

Ya hemos disfrutado y sido felices, no queremos volver a casa ni al mundo. Aun así, hay que aceptar que la realidad es prostituta y siempre está ahí, mirándonos con una sonrisa leporina.
Para tener ese recuerdo tan especial del momento, hay que aprovechar los puestos que venden lo oficial, comprar algo realmente bueno.
Y al salir, están los sinvergüenzas que venden lo trucho. A darse el gusto también.
Es rock.

Cómics & rock

Posted on Actualizado enn

Comics & Rock

Por Miguel Aguilera (especial para EfectoBurbuja)

Entrar por primera vez a una comiquería es siempre una experiencia interesante. Ese universo particular y exótico intimida antes de dejar entrever sus encantos. La primera vez que entré en una, las canciones de Bon Jovi, y otras bandas rockeras de los ochentas se mimetizaban perfecto en aquel entorno, casi como si hubieran coexistido desde siempre.

El primer encuentro importante entre el rock y el cómic se dio en la portada del disco ¨ Cheap Thrills¨ encontrando nada más y nada menos que a Janis Joplin, con un emergente Robert Crumb. El dibujo fusionaba de manera genial el ¨ Flower Power ¨ de los sesenta con una estética de cómic underground sumamente transgresora, lo que explica su notable influencia. La fuerza que los dibujos imprimían a las portadas sigue aprovechándose hasta la actualidad con frecuencia por músicos cómo  Joe Satriani, o Dream Theater.

Cheap thrills

Desde mediados de los sesenta era notable la manera en la que aparecían pequeños cómics irrelevantes dentro de revistas especializadas de rock: Mini biografías,  historias ficticias de los músicos, o relacionadas a los nuevos discos. Servían principalmente para publicidad y promoción. Algunos fueron más notorios cómo el de Submarino Amarillo de los Beatles. Lamentablemente las historias rozaban el absurdo, no gozaban de continuidad y parecían simples ideas flotando en la nada.

La gran irrupción se dio en un cómic atípico de gran calidad llamado Howard the Duck, lleno de crítica social y mucha sátira irónica gracias al guionista Steve Gerber. A diferencia de la película de los ochentas, el pato tenía una gran personalidad, elocuencia, y la suerte de pertenecer a uno de los pocos cómics de autor en una editorial comercial. Tal vez por el tono de las historias, no fue extraño ver a los integrantes de Kiss, ingresar al universo Marvel, sin quedar cómo una estrategia de Marketing.

howard the duck

La existencia de un cómic con historias ficticias de bandas no solo era viable económicamente hablando, sino además factible. Surgieron cómics de Alice Cooper (Anteriores a la última tentación) apariciones de The Ramones en Weird Tales, o el cómic del propio Kiss, famoso por el rumor de la tinta del cómic tenía sangre de sus integrantes. Las historias eran dirigidas a un público juvenil,  por lo que muchas quedaron en el olvido.

Las apariciones de bandas fueron esporádicas e intrascendentales tras el cierre de estas historietas. Hay guiños a canciones, músicos e inclusive portadas. Alex Ross realiza un homenaje a la portada del álbum ¨ Aqualung¨  en la serie  ¨Terminator:  the burning earth¨. En los ochentas y noventa nacen personajes influenciados por la ideología del rock, siendo el máximo exponente un caza recompensas psicótico y muy carismático llamado lobo. Es más bien un personaje para ironizar por la violencia exacerbada, los malos hábitos y el humor negro. Aun así logra una enorme popularidad, sobre todo, entre los que aman este tipo de música. psycho circus
A mediados de los noventa, kiss utiliza el medio nuevamente para promocionar el disco Psycho Circus. Esta vez con un estilo violento y oscuro con diseño de personajes muy llamativo, siendo aprovechado por una empresa de figuras de acción, dándole mayor popularidad. El público consumidor de cómics había cambiado. Exigían historias de mayor calidad dentro de lo que permiten los parámetros comerciales. Artistas de la Talla de Neil Gaiman, Michael Zulli,  Bill Sienkiewicz, Vince Locke llevaban a otro nivel esta relación con obras notables cómo ¨ La última tentación de Alice Cooper¨ o ¨ La leyenda de Jimmy Hendrix ¨.
Además, algunos músicos se animaron a incursionar en el mundo de las historietas. Gerard Way con ¨ The umbrella academy¨, o el guitarrista Ian Scott guionando una de las últimas historias de Lobo, entre otros.
La relación se afianza cada vez más, en parte por las discográficas y editoriales que buscan sacar mayores ganancias, los fanáticos que no se dejan estafar, e inclusive por los propios artistas, que saben aprovecharla para darnos productos más ricos e interesantes.

Desilusiones de la noche tucumana

Posted on Actualizado enn

(Artículo de opinión)

 

Tres y cuarenta y cinco en el reloj. La banda principal sonando…y se prenden las luces. Se corta el sonido. Decepción entre la gente, bronca y huida masiva hacia alguna otra fiesta…o regreso patético a la casa.

Esta fue la tónica de varios recitales que se dieron en transcurso de éste año en la ciudad capital de Tucumán. ¿Una mezcla culpas? ¿Mala programación?

Experiencias hubo muchas; hace años Pablo Molina, Kapanga y otros artistas lo sufrieron en su paso por esta provincia.

Cuando el 17 de julio de este año la banda “estrella” del indie porteño “El mató a un policía motorizado” dio su accidentado recital en Pollock, los culpables fueron los dueños del boliche. “Lo del dueño  ésta noche fue increíble, un personaje desagradable que esperamos no volver a ver. Gracias a todos los que fueron, por el cariño y la buena energía a pesar de todos los inconvenientes. Esperamos volver pronto y encontrar un buen lugar para que todos la pasemos bien hasta el final” publicó el grupo en su perfil de Facebook luego del fallido concierto. Cortarle el sonido en la mitad del tema es algo increíble y repudiable sin lugar a dudas.

Promediando octubre los cordobeses de Los Cocineros traían sus recetas infalibles de ska, cumbia y música retro de gran nivel, llenando de fervientes bailarines la Fiesta Picante junto a Mano e mono en el Nesta Club. Pero solo alcanzaron a tocar treinta y cinco minutos. La razón: se acercaba la “hora de tope”, el fatal toque de queda para la noche tucumana.

El 17 de noviembre la Fiesta Convergente prometía hacer sonar la mística andina y el reggae de La Yugular en la Teatro de La Paz. Su actuación duró poco más de cuarenta minutos; antes habían tocado los locales Flor de Mamaní y Guru. Las luces se prendieron en la histórica biblioteca cuando faltaban 15 minutos para las cuatro y las quejas fueron inánimes. Todos afuera.

Por un lado, la polémica Ley de tope horario 4 am. pone en jaque a las producciones culturales anticipándose incluso en la clausura a la hora convenida; por otro, le cabe a la impericia de muchos productores de dichos espectáculos la responsabilidad, cuyas cabezas están más atenta a la calculadora que a ponerse en el lugar del espectador que pagó una entrada y quiere disfrutar un show. Ni qué hablar de la actitud de los dueños de Pollock…un horror.

La dirigencia política juega su parte en esto; al círculo vicioso que implica manejar a su antojo los permisos y clausuras de lugares y eventos, se suma la ridiculez autoritaria que obliga a cerrar la noche tempranamente sin tener en cuenta siquiera que muchos artistas, productores, sonidistas, plomos, mozos, etc trabajan en la movida del espectáculo. Y que ésta puede ser vista incluso como un atractivo turístico de envergadura. Ni qué hablar desde la perspectiva de la cultura: es una vergüenza que siendo Tucumán el polo artístico que históricamente fue (y sigue siendo, a mi entender, en calidad y cantidad de producciones) tenga que sufrir situaciones como éstas que lo sumergen en el pozo del desprestigio a nivel nacional, jugando con la desilusión de quienes gustamos de ver buenos recitales en vivo.