Crónica del recital de Tony Levin (Stickmen) en Tucumán , octubre de 2011

Posted on Actualizado enn

TONY LEVIN  TOCÓ EN TUCUMAN Y DIO CÁTEDRA DE  BUEN ROCK PROGRESIVO
                                              El bajista oriundo de Boston  actuó en Tucumán en octubre de 2011 y se llevó una ovación de los fanáticos de todas las edades que colmaron el teatro San Martín.
                                              Sin dudas la figura de Tony Levin roza la leyenda. Con 65 años y una vasta trayectoria en la escena rockera mundial, éste músico tocó con grandes como Paul Simon, John Lennon (grabó en su último disco),  Dire Straits, Pink Floyd, Carly Simon,  King Crimson, y Peter Gabriel, entre muchos otros.
                                              El proyecto que lo trajo a Tucumán fue  en formato de trío, junto a Pat Mastelloto y Markus Reuter, llamado Stickmen y con el cual recorrió ya medio mundo.
                                              El recital comenzó de manera demoledora: durante ocho minutos en los cuales hicieron su presentación los distintos instrumentos, para dar lugar luego a una versión (en castellano!) de un clásico de King Crimson como “Indiscipline”, hicieron las delicias del público asistente, entendedor de una música tan poco comercial como de culto para las legiones de seguidores del rock progresivo.
                                              Así, pudo apreciarse tema tras tema la contundencia sonora de este trío, con arreglos impecables, y un género dificilísimo de clasificar: ¿cómo encajar a ese universo sonoro en algún estilo musical? Incluso conceptualmente, sus incursiones sonoras más livianas (ambientes climáticos) dieron lugar al frenesí de locura con temas como “Thrak” o “Elephant talk” en el cual Levin deleitó con su Chapman Stick, el instrumento que combina bajo eléctrico y guitarra con efectos.
                                              En poco más de dos horas de show presentó su último proyecto, Stickmen  con el cual grabaron dos discos . Su música  es inclasificable y por momentos parece de otro planeta; no utiliza escalas musicales reconocibles, y las estructuras rítmicas son muy complejas, entrecruzando patrones sincopados y atonales que hicieron las delicias del entendido público.
                                              Para el cierre, dos temas más de la época de colaboración con Robert Fripp, que mostraron una prolijidad y un profesionalismo de primera línea.
                                              Cuando concluyó todo, gentilmente los tres músicos estadounidenses se acercaron a firmar autógrafos y a sacarse fotos con el público local, en un gesto para rescatar y que seguramente lo hacen en cada una de sus presentaciones.
                                              En resumen, fue un lujo poder haber asistido a un concierto de una figura tan notable en la escena musical mundial,y  en nuestra ciudad; un pedazo de la historia contemporánea de la escena rockera  a nivel mundial que esperemos se repita.
Anuncios

Crónica del recital de The Wailers en Tucumán (2011)

Posted on Actualizado enn

LA VISITA DEL AÑO 2011 : THE WAILERS
                                              La mítica banda fundada por Bob Marley en la década del ’60 actuó en el estadio Floresta el 9 de setiembre para deleite de más de 2000 personas.
Fue una noche para el recuerdo; la gente colmó la cancha de basket desde temprano, cuando actuaron los teloneros Guru y Los Tunches, que presentaron su propia versión del ritmo caribeño.
Cuando le tocó el turno a los jamaiquinos liderados por el mítico Aston Barrett, desplegaron lo que mejor saben hacer desde hace cuatro décadas: bellas canciones, con profundos arreglos corales y melódicos, inspirados en la religión rastafari y su filosofía de paz y amor universal.
El show estuvo dividido en dos partes: en la primera hicieron todo el disco de 1980 “Uprising” como homenaje (se cumplían 20 años), en un descollante ir y venir de clásicos que fueron cantados como una misa por todos los presentes. Así sonaron clásicos como “Coming in from the cold”, “Pimper’s Paradise” o el gran himno universal que es “Redemption song”.
La segunda parte fue más ecléctica: se dieron el gusto de hacer “Johnny B Good “ (versión de Peter Tosh) y todos los grandes temas que formaron parte del catálogo imprescindible del gran Bob Marley : “One Love”, “Get up , stand up”, “Exodus”, “Buffalo Soldier”, “I shot the sheriff”, entre otros.
El único miembro original que queda en la banda es  en realidad Barrett, siendo los otros músicos más jóvenes con los cuales giran alrededor del mundo esparciendo el mensaje universal de sus canciones. Dos voluminosas coristas, con vestidos coloridos, llenaron el aire de talentosas voces negras, dignas del mejor góspel que se haya escuchado por estas tierras. Dos cantantes hicieron falta para suplir la voz principal, y lo cumplieron medianamente, aunque sea tarea imposible suplir a tamaño registro vocal como tenía Bob.
Los jamaiquinos, que se mostraron todo el tiempo como gente muy sencilla, se acercaron al público antes y después del show, en una muestra inédita de humildad.
Una vez más, el tinglado de Floresta conspiró contra el sonido, y tuvieron que hacer realmente malabares los técnicos para contrarrestar el inconveniente. A pesar de eso, el público se retiró conforme luego de más de dos horas de show, con la satisfacción de haber presenciado el concierto del año en estos lares.

Alem, “Intelligent chabón” (2009)

Posted on Actualizado enn

 ALEM : “Intelligent chabón”

Alem fue formada desde las cenizas de lo que fue  La Luzbel, aquel grupo que a comienzos del 2000  homenejeaba  al maestro Luzbel Giaccobe, y que musicalmente estaba más emparentada con el ska que con el pop.
Luego de un proceso de maduración, llegaría  su primer disco, “Intelligent Chabón”, del año 2009, en el cual el grupo se orienta definitivamente hacia una estética de guitarras prominentes y canciones redondas , concisas, con gran calidad.
A lo largo de sus diez temas, ésta banda tucumana  (algunos de cuyos integrantes residen en Buenos Aires) despliega un  puñado de grandes melodías, con arreglos muy bien logrados.
Su track de apertura, “Ni un gramo”, destila adrenalina y vértigo, con un sintetizador atronador. “Colabore con el cambio” presenta un minimalismo magistral, cantado suavemente con la voz grave de Pablo Bustos. “Lo que nos falta”, sin duda lo mejor del disco,  tiene su fantástico video clip (ver aparte) y es una bella canción de amor-desamor,  quizás una de las mejores canciones del pop tucumano en mucho tiempo . “Mi peor enemigo” vuelve a explotar bien alto: “te dejo algunas cobardías/más tarde las paso a buscar…” . En “Yo la quiebro”, el omnipresente sonido distorsionado hace de colchón de manera efectiva, con melodías cercanas a Yo la tengo y Wilco, carga con su melancolía lacónica. “Que valga la pena” es otro punto alto, tanto musical como líricamente:  “qué puede salir mal / y que pase lo que tenga que pasar” en una entrega casi existencialista. “Plop” tiene un estridente comienzo, otra dosis de pop con guitarras bien surfers. Llegamos a “Qué me importa”, a mi criterio una breve joya de antología: “No hago canciones que salven al mundo / solo escribo de seguro es para mí” sobresale como composición. “Mucho y muy” es casi una ranchera folky, con  coros muy bien logrados retoma el sonido acústico. Y cierra el combo la genial “Tijeras chinas”,  con pura emoción y poesía urbana.
Difícil de superar, “Intelligent chabón”  ofrece  a lo largo de sus 10 pistas buenas dosis de rock indie, combinación perfecta de guitarras fuertes, melodías  vocales bien logradas(su cantante y letrista, Vladimiro Diéguez, brillante en sus interpretaciones), y una base rítmica contundente. A esto se suma la inclusión del sintetizador en los momentos más intensos, que  agrega un toque moderno, cautivante.  Emanuel Diez parece una aplanadora en la batería , al igual que  los demás instrumentos. Así, despojados de todo sentimentalismo snob, los Alem proponen contundentes dosis de creatividad y profesionalismo, para crear uno de los mejores discos del género y sin dudas, el disco del año.
Mi favorito: “Lo que nos falta”
 Videos oficiales:
“Lo que nos falta”
“Qué me importa”
Músicos:
Vladimiro Diéguez (voz)        Pablo Bustos (guitarras)
Emanuel Diez (batería)   Eduardo Vardiero (sintetizadores, producción artística)
Marcelo Papetti (teclados)