Trigémino

Breve historia del rock tucumano

Posted on Actualizado enn

BREVE HISTORIA DEL ROCK TUCUMANO        Por Homero Alberto Sánchez

 El inicio, los años ’70

El rock como movimiento artístico y cultural en el Jardín de la República comenzó a gestarse en los albores de  la década de 1970, junto al auge de bandas argentinas como Manal, Vox Dei y Almendra. Estas agrupaciones musicales  expresaban con voz propia un sentir local y conformaban un núcleo artístico minúsculo pero importante en cuanto a su aporte a la cultura.

“La pequeña banda de Trícupa”, invitada al segundo Festival “B.A. Rock” en 1971 anunciaría al país que aquí se estaba gestando un movimiento contracultural pequeño pero apasionado. Como antecedente quedaban en la memoria las fiestas animadas por Los Sabuesos, Los Bang y Los Fantasmas, bandas de covers que tocaban en los salones de moda como Las Lomitas o la célebre Confitería del Lago en el Parque 9 de Julio (las dos últimas bandas llegaron a grabar un simple), el Teatro de la Paz, bibliotecas, clubes barriales y otros escenarios.

Trícupa, representantes del interior

La pequeña banda de Trícupa, integrada por Luis Albornoz, Roberto Giambastiani (guitarras), Oscar Imhoff (voz) , Papucho Díaz (bajo) y Juan Escalante (batería) hacía una elaborada y compleja música, llena de cambios de ritmos y arreglos vocales inusuales para la época. Se formaron en 1970 conjuntamente con todo un movimiento artístico el cual participaban teatristas y poetas, gestado a partir de la obra teatral “Picnic”, cuya música incluía temas de rock. Más tarde adoptaría el nombre simplemente de Trícupa.

tricupa 72

Junto a la composición de temas propios hacen conciertos en los teatros Círculo de la Prensa, Alberdi , en club Villa Luján, y en colegios como el Huerto, entre otros . Otra puesta imponente fue la musicalización en vivo de la obra Calígula, realizada junto al tecladista Roddy Castro.

El gran salto lo dan cuando el Gobierno de la provincia ayuda económicamente para que viajen (junto a Teorema) a la segunda edición del Buenos Aires Rock, donde participan con gran éxito frente a 20.000 personas. Posteriormente, en 1972 se establecen un tiempo allí viviendo en la casa donde ensayaba Alma y vida. La única grabación de la banda es una actuación de 1974 en el Club Caja Popular, ocasión en la que tocaban teloneando a Aquelarre.

Al retornar a Tucumán se suma a Trícupa una vez más Roddy Castro, quien había compuesto la obra titulada “Leyenda en Octavo”, la cual presentan  en el Teatro Plaza (actualmente Mercedes Sosa). La puesta era ambiciosa, pero finalmente aquél sería su último  concierto. Como dato curioso, era la primera vez que una banda tucumana utilizada en vivo un sonidista propio (Luis Misenta)

Posteriormente Albornoz, Imhoff y Escalante son llamados al servicio militar obligatorio , lo cual marca el fin de la agrupación .  Giambastiani , exiliado de la dictadura, continuó su carrera musical en Lyon (Francia); Imhoff , dedicado a la ópera, vivió mas tarde en Alemania; Escalante  se radicó en Australia , luego retornó a Tucumán continuando proyectos musicales (a pesar de su sordera) hasta su muerte en 2005.

Teorema

La Piedra

Roddy Castro incita a Esteban Cerioni a tocar el bajo (hasta entonces solo había sido guitarra y  musicalizador en diferentes eventos), y junto a Luis D’Orieux (batería), Carlos Minniti (guitarra) y Roddy Gil (guitarra, ex Teorema) realizan la única presentación del grupo en 1974 en la Biblioteca Sarmiento.

Mandrágora 

Conformada por Esteban Cerioni (bajo), Carlos y Pancho Trejo (piano) y Mariano Yalour (batería), este grupo se especializaba en tocar covers, sobresaliendo especialmente la batería jazzera en los temas de Santana. Su formación abarcó aproximadamente el período 1974-1976.

Redd, los  primeros en grabar

Al disolverse Trícupa se gesta“Redd”, agrupación que haría historia al ser la primera banda tucumana en  grabar y editar un disco con temas propios en noviembre de 1978, titulado “Tristes noticias del Imperio” desde su propio sello, Cavoclo.  Ya el año anterior, en 1977 había teloneado a Luis Spinetta en el Club Caja Popular. En 1979 graban su segundo disco, “Cuentos del subsuelo”, aunque no llegan a editarlo hasta 1996 en CD.

Los ex Trícupa Luis Albornoz , O. Imhoff y J. Escalante al concluir el servicio militar intentan armar una banda nuevamente con Papucho Díaz y una sección de vientos, pero sin éxito. Luego Imhoff  y Díaz se mudan a trabajar a Buenos Aires, y se suma el bajista y productor Esteban Cerioni, lo cual marca el génesis de  REDD. Queda así formada entonces, con Cerioni (bajo y voz), Juan Escalante (batería y voz) y Luis Albornoz (guitarras y coros). Para el segundo disco se incorporan Oscar Imhoff en voz, Marco Tulio Pusineri en batería ( en reemplazo de Escalante ) y Juan “Pollo” Raffo en teclados.

redd

En 1979 organizan “Rock interior” invitando a Trigémino (de Bs. As.) e  Irreal (contaba en sus filas a Juan Carlos Baglietto y el Manuel Wirtz), festival que se repetirá en Santa Fe y Rosario al año siguiente en el cual actuarían con los mencionados más Dibujos Animados de Córdoba. En este evento convocan al tecladista Lito Vitale.  , entre otros. Al año siguiente se los invita a tocar en un megafestival en Buenos Aires organizado por la Revista Humor y La Trastienda,  en el estadio de Obras Sanitarias. Allí durante tres jornadas comparten escenario con MIA, Baglietto (que surge como revelación a nivel nacional), Markama, Litto Nebbia y el propio Spinetta, entre otros. La prensa especializada hablaba por ese entonces de Tucumán y Rosario como ciudades emergentes en materia de rock, debido a la calidad de sus músicos y a la potente interpretación vocal en vivo.  En 1981 Redd da su último concierto en el estadio Obras Sanitarias (Bs. As.)

Estilísticamente hablando Redd abordaba el rock progresivo, con influencias del jazz-rock.  Composiciones complejas, cambios de ritmos, armonizaciones vocales, largos pasajes instrumentales  y una fuerte apuesta poética en las letras  (a cargo de su “cuarto integrante”, Ricardo Gandolfo) eran su sello característico.  Musicalmente se notaba la influencia de bandas británicas como King Crimson o  Yes ,  y de locales como Arco Iris, Manal o Vox dei  .

Actualmente publicaciones extranjeras la consideran “banda de culto”.  Su nombre figura en publicaciones nacionales como el diccionario del rock nacional editado por la Revista Noticias y varias enciclopedias del mundo. Al igual que Trícupa nucleó un grupo creativo que incluía artistas plásticos, escritores, pintores, productores, etc. Su obra fue reeditada por el sello brasilero “Progressive rock worldwide” con una masterización y digitalización  de Italia (se encargó de ello el técnico milano Stefano Gotz).

El cambio de década y últimos años de la dictadura (1980-1983)

Eventualmente Redd se disuelve por tensiones internas, para gestar a otros grupos como “Jabalina” (de Imhoff),  y “Trigémino” (de Cerioni junto a Carlos Garófalo y Lito Vitale, en Buenos Aires), entre otras . A partir del año 2000 se dan tres reuniones de Redd  en Teatro Alberdi, Teatro de la Paz y otros lugares conmemorando aniversarios y con invitados especiales, y que quedaron registradas en un disco doble : “Ceremonias para alzar el telón” (2007).

Tango:

Corría el año  1980 y Daniel Aguero (guitarra y voz), Luis Corvalán (guitarra), Carlos Capdevila (batería), Daniel Israel (bajo) y Luis Albornoz (guitarra) forman Tango, debutando en Teatro de la Paz. Sus canciones tenían mucho del clima pre Malvinas y el sonido era rústico y artesanal. Solo queda una grabación ambiental de uno de sus recitales ya que no registraron su obra. En 1986 Capdevila se radicó en Estados Unidos mientras el resto continuó sus carreras musicales en la tierra que los vio nacer.

Jalea

En 1982 Oscar Imhoff (Ex Trícupa y Redd, en guitarra y voz), Mónica Sisti (voz), y Julio Sulaiman (guitarras) iniciaron un trío llamado Jabalina, que al sumarse Carlos Capdevila (batería) y Jorge Díaz Spólita (bajo) y componer temas propios pasó a llamarse definiticamente Jalea. Con esta formación viajaron extensamente por el norte argentino junto a Miguel Mateos y Zas, y Baglietto, entre otros, siendo su pináculo la actuación que tuvieron en el Festival de La Falda en 1984. Su obra quedó registrada en un cd grabado en los estudios de El Jardín (Buenos Aires).

Luego Sulaiman se radicó en Los Angeles (Estados Unidos), Imhoff y Capdevila en Alemania y EE UU como dijimos), y Díaz Spolita falleció en 1999.

Leviatan

Banda “folk” de Tafí Viejo, conformada por Armando González, Gustavo Molina en voces y guitarras. Canciones: “Baile en el pueblo”, “Ayeres”, “Quisiera esta mañana”, “Lejos, nena” , “Cabaña del alba”, “La canción”. Sus letras estaban comprometidas con la realidad social del momento.

Fuzz 

Otra agrupación que hizo una interesante mezcla entre rock sinfónico y jazz fueron los taficeños de Fuzz, conformado por Julio Herrera (bajo), Daniel Zamudio (batería), Luis Lezcano (guitarra y voz). Algunas canciones: “Interiores”, “Tardes de ensayo”, “Mezcla de jazz y rock”. Fueron parte del ciclo de recitales en el desaparecido Teatro de la Paz (frente a Tribunales) , organizado por los productores Rubén Comedi, Daniel Ferullo y Marcelo Delgado en junio de 1981 junto a Leviatan, Nacimiento y Nostro Genus.

Saga 

Lo conformaban Patricia Salazar(voz), Luis Corvalán, (primera guitarra, Carlos Amaya, Pablo Salesky y Víctor Molina con letras de Ricardo Gandolfo.  Su incursión en la música va desde el año 1980 hasta 1983 y no llegan a grabar su material.

Nostro Genus 

Daniel Israel (bajo), Daniel Agüero (voz y guitarra rítmica) y Joaquín Fanjul de invitado (batería). La segunda formación sería con  Patricio Simon Padrós (guitarra y  voz). Después entra Luis Corvalán en guitarra).

Nacimiento

Formada por Eduardo Deheza (bajo), Raúl Aybar (batería) y Patricio Simón Padrós (guitarras y voz). De invitados: María Silvia Soria (voz), Topo Bejarano (Flauta traversa) y Ricardo Nieva (percusión. guitarra y voz).

Período post Malvinas (1983 en adelante) 

Con el retorno a la democracia surgen  otras bandas en Tucumán dignas de destacar:

Mamut (más tarde UT): Adrián Llovera (voz) , Daniel Israel (bajo), Ricardo y Pablo Zerda (Guitarra) , y César Maciel (batería).   Desde el año 1984 a 1987 aproximadamente. Solo quedan algunos demos. Fueron los pioneros del rock pesado en esta provincia. Hacían temas propios y unos pocos covers (The Beatles o Pappo en versión heavy). Lugares donde tocaban: festivales en facultades o el Cine Libertador (después fue boliche New York City) . Su debut fue en una peña cerca de Plaza Independencia.

Flux: Luis Albornoz, Hugo Marcantonio, Raúl Aybar, Ana Frías. Graban  y editan el segundo disco tucumano, “Detrás del humo” en 1987. Abarcaban el pop rock.

También hay que mencionar las siguientes agrupaciones:

Genezaret (duo), Euzkadi (Eugenia Méndez, Cormenzana, Daniel Agüero y otros) Circunstancias (duo) de Santiago Caminos y otros. De mediados de los 80 en adelante: La mosca verde, AcertijoHades (de cuyos integrantes surgiría más tarde Karma Sudaca), Cannabis (punk), El recinto, La banda de Rock n roll,  Otros y Bufones,  La Insignia de la Rosa Blanca, Hermes (luego Priztik) , entre otros.

La generación siguiente en la década de 1990 a 2000 vería a 448Los anteojos del tío Freddy, Kathru, Alcanfor para gorriones, La insignia, D.E.C., Cryos, Tripas Calientes, Los peces gordos, Karma Sudaka, Amanda, Cinemascopia, Pipa Ogayar, Ajos de Porlan, La Leonera, Los Chicles, Ave Nocturna, Delphos, Trocanter, Chevrolet 56, Arkangel, Trilogía, Mano e mono, por solo nombrar algunas agrupaciones que abarcaban los géneros del rock, blues, hard rock, punk y pop.

Eso sí, con impronta bien tucumana.

Investigación y artículo: Homero Alberto Sánchez

Fuentes consultadas: Revista El Expreso Imaginario, artículos de internet, folletos de recitales, La Gaceta y testimonios orales.

LETRAS DE CANCIONES

REDD (compositor de las letras: Ricardo Gandolfo)

“Reyes en guerra” 

“Ya se oirán los pies del mar sobre la costa en la madrugada. El sol en la playa me verá pensar / cuándo acabará la muerte? Dejame soñar un cielo de paz / y no este turbio espejo de reyes en guerra.”

“Nocturno de enero”

“Vos conocías qué sombra había en mí cuando la noche era aquel viejo cristal de recuerdos. Cúal nuevo sabor tendrá ahora tu sueño? Cómo apagarás los candiles de tu alcoba sin mi?”

“Matinee”

“En algún cine de aquel barrio marrón / aunque al pasado no importaba el color” éramos niños y no había razón para dudar de la pantalla gris.

Pastillas, dulces, chicles de limón, la ceremonia de alzar el telón para ver la clara magia de luz creando héroes de final feliz.

Quién quiere ver los cowboys conmigo? Este domingo vos sos el actor y tus deseos al fin ganarán, una hora y cuarto serás Superman.

Mamá decía: “anden con cuidado al cruzar la calle, miren al costado y al volver no tarden de más que los espero para merendar”. 

Desde la espesa amiga oscuridad fuimos los dueños de un sueño especial y por las noches antes de dormir había muchas cosas nuevas que sentir.

Quién quiere ir a la Luna conmigo? Ver a los peces y también el mar? Pero al salir tendrá que soportar ser derrotado por un tibio sol”

“Tristes noticias del Imperio”

 

“Magos y payasos vengan todos a ver / el recuerdo del palacio que se hundió en el mar / los diarios de la tarde dijeron que no puede ser / pero ahí está la gente /corriendo hacia el lugar. Mira mira el halcón del Rey / envuelto por la ola que lo va a tragar / se parece un poco a los que piensan que en el fondo del miedo está la libertad.

Y el juglar cantaba cuando empezó a sentir / el agua sobre el pecho como un manto azul / me equivoqué de nota y me voy a hundir / pesada es mi guitarra cubierta de oro. La dama cuyos ojos cegaban tu mirada se ahogó con sus lociones  / y todas sus fragancias. Flotan sus largas piernas y el corazón oscuro / que nunca fue feliz pero daba ganancias.

 Cortesanos, puristas, maestros sin saber, se acabó el vino rojo y los días de caza/la sal lo cubre todo, como un amante fiel, el sueño de los nobles se ha convertido en nada.

Me encontré con el rey en un bosque de pena y su rostro sombrío temblaba al murmurar:“Edifiqué mi mundo sobre arena sin cielo y después de las lluvias fue alimento del mar.”

TRICUPA

“Parto /no permitas”  Letra: Oscar Imhoff

“Nacer en vos, crecer, vivir, morir por vos / luchar por vos, correr, reír, llorar por vos. te creías vencido pero te has levantado. No permitas que elijan por vos, es tu vida, debes decidir vos solo.”

“Cuerpo” Letra: Cristina Collante

“Cuerpo, únete a la vida / alma, sacúdete el lodo / anhelo, aférrate cual hiedra / no permitas que te poden.

Soledad, conciencia, sentimiento / formen un feliz poblado. Fantasmas del pasado / huyan de la cueva torturante.

Guardianes no dejen que se mezclen reptiles en la cesta donde guardo los dorados frutos”

“Consuelo” Letra: Oscar Imhoff (modificaciones de Esteban Cerioni del disco “De tiempos pasados”)

“Si te movés entre cosas vacías que no te dejan ni respirar alguna vez cambia.

No te asustes, porque no debes temer alguna vez debes cambiar.

Posiblemente yo te pueda ayudar, posiblemente vos lo puedas hacer/tal vez nunca serás lo que esperas / tal vez nunca lo llegues a ser porque hoy nadie quiere probar.

De tu  mente dependen tus cosas, si es que las querés hacer, por favor, probá de una vez… probá una vez, cambiá.”

“Grito (las golodrinas) Letras: Oscar Imhoff /Juan Escalante

“No ves las golondrinas que van al verano, se van / no ves que tus palabras las lleva la brisa, se van/ Tu esperanza es pendón de fe / tu amor, libertad.

El silencio es la charla de mi alma conmigo, lo sé / el silencio es vida callada y violenta, lo sé.

El silencio me hace gritar, ahora quiero gritar / necesito gritar!”

LA PIEDRA

“Pobre Lago” Letra: Roddy Castro

“Pobre lago, mueres con los huesos/ quemados por el sol/ piedras blancas golpean tu cabeza / flores asustadas adornan tu pobreza.

No te sirven las lágrimas de espinas, ni las mías.

Qué vas a hacer? cuando lleguen los pájaros / cuando lleguen sedientos.

Pobre lago, el día subió / gira veloz, velozmente/ forma grietas, expande redes/ luces y color que son vida, te la quitan.

Todo esto, contará / la memoria de alguien será casual?”

 

FOTOS

Los sabuesos (1967-1968)

los sabuesos (Luis Albaca, Luis Albornoz,
Los Sabuesos en 1967 (Hugo Marcantonio, Oscar Buriek, Luis Albaca, Luis Albornoz, “Atilio Papucho” Díaz) en fiesta Radio LV12
Los sabuesos año 1967: Gustavo Gramajo, Daniel Keter, Ricky Albaca, Luis Albaca y César Osán
Los Sabuesos en 1967 (en la Confitería del Lago)
Los Sabuesos nov 1968 La Gaceta
Los Sabuesos entrevistados por La Gaceta en 1968
Los sabuesos
Los sabuesos, cerca de 1969
Oscar Buriek, Juan Escalante, Oscar Imhoff, Carlos Gordillo, Chiquín Medina y Jorge Tobchi.
Los Fantasmas: Oscar Buriek, Juan Escalante, Oscar Imhoff, Carlos Gordillo, Chiquín Medina y Jorge Tobchi.
los bang
Los Bang (Hugo Marcantonio, “Negro” Palacios, Perico Migliorini, Humberto Rava y Raúl Baralo) Años 1966-1974
Trigémino
Trigémino: Carlos Garófalo, Marco Pusineri, Esteban Cerioni, Jorge Minisalle. Nov. de 1980

1959797_10202873187344277_698397690_ntrigémino

1920522_10202873188144297_242863261_n
Daniel Israel y Daniel Agüero (Tango)
trigémino
Trigémino
Ricardo Mollo,
Albornoz, Mollo, Cerioni, Wirtz, grabando con Lito Vitale
1149035_10202873178824064_1923581194_n
Nostro Genus, con Luis Albornoz, Daniel Israel, Joaquín Fanjul y Daniel Agüero, año 1981 aprox.
Redd
Redd a fines del ’79 con Oscar Imhoff
redd
Esteban Cerioni y Juan Escalante  de Redd

Recorte01_LaGaceta  TAPA FINAL 19 NOVIEMBREa.jpgredd en santa fe

Mamut (1984)

Banda pionera del heavy metal, 1985 (Palacio de los Deportes)
UT, banda pionera del heavy metal, 1984(Palacio de los Deportes) Adrián Llovera, Ricardo y Pablo Zerda y César Maciel.

Hades (1986)

Hades
Hades (1986): Gabriel Díaz Enrico, Gustavo Coronel, Daniel Amani, Tony Molteni, Maxi López.
La mosca verde (Marcelo Escala, Irving Ibarra, etc)
La mosca verde (1986): la banda de Marcelo Escala , aportaba su dosis de hard rock y heavy.
Anuncios

Entrevista a Esteban Cerioni

Posted on Actualizado enn

Entrevista a Esteban Cerioni

60640_538052466209936_532840962_n

Pocos tienen un currículum tan vasto como él. A sus 57 años, Esteban guarda en su prodigiosa memoria todo el bagaje que vivió durante su carrera, primero como melómano aficionado, luego productor, bajista y vocalista. La Piedra, Mandrágora, Redd, Trigémino, Meridiano, Demolatino, Fitzcarraldo en Italia, Trilogía, entre muchas otras fueron sus bandas en las cuales puso no solo su talento para las cuatro cuerdas, sino también mucho de su corazón.

Así da inicio nuestro diálogo, lleno de recuerdos mágicos, musicalizado por Esteban desde el archivo histórico que contiene su computadora. El foco de la entrevista está en la década de los ’70, tiempos de inicios del rock tucumano y argentino.

Efectoburbuja: Sabemos que “Tristes noticias del imperio” fue el primer disco  que grabó un grupo tucumano, ¿pero quiénes lo hicieron anteriormente?

Esteban Cerioni: Los que venían desde fines de los 60 eran Los Sabuesos (donde estaba Luis Albornoz y “Papucho” Díaz), pero quienes grabaron un simple fueron Los Bang (Hugo Marcantonio, Negro Palacios, Raúl Barallo, Humberto Rava y Perico Migliorini), en 1970 y por otro lado Los Fantasmas (Oscar Imhoff, Juan Escalante, “Palo” Buriek, entre otros) que graban en 1971. Por esa época surge La Pequeña Banda de Trícupa, que debutan en B.A.ROCK en 1971, y que fue una fusión entre Los fantasmas y Los sabuesos, que eras quienes venían tocando mucho sobre todo en los colegios secundarios y teatros. A todos los mencionados se les suma Roberto Giambastiani, que fue quién les inyectó todo el fermento creativo que alcanzó a tener Trícupa. Luego de Redd, pasarían casi diez años para que otra banda grabara otro disco (Flux, en el año 1986).

E.B.: ¿Entonces se puede decir que el debut de Trícupa en el Festival  “B.A.Rock” en el ’71 marcó un antes y un después para Tucumán…?

E.C.: Efectivamente. Cuando actuó Trícupa en BaRock, sorprendieron tanto que cosecharon comentarios favorables de músicos importantes, como los músicos de Arco Iris, y también de parte de Rodolfo García (Almendra, entre otros) Los de Alma y Vida también quedaron deslumbrados con los tucumanos. Como será, que cuando ellos fueron a Buenos Aires (porque existía la posibilidad de que grabaran con Jorge Alvarez) fueron hospedados por Alma y vida, en lo que era su sala de ensayo. Entonces hubo otros grupos que quedaron en segundo plano: Los Band, también Teorema (donde estaba Lolo Esquinazi, uno de los dos mejores cantantes tucumanos sin dudas, el otro es Imhoff). En ese festival estuvo un solista también, que era Jorge Pío, que se presentó acompañado por Rody Gil (guitarrista de Teorema), y estaba también Ana María “Timy” Frías, que también fue seleccionada para ir a BARock, pero su madre no la dejó ir (tenía 14 años). Ahí comenzó lo de hacer música propia, porque los Bang lo hicieron de manera tardía, pero esta generación ya estaba con eso en la cabeza.

E.F: ¿Y dónde tocaban estas bandas, en el circuito local? ¿En qué ámbitos?

E.C.: En bailes locales. Incluso Trícupa, que durante 2 o 3 años eran “habitués” del Club Las Lomitas, que hacían muy buenos covers también.

E.B: ¿Y cómo fue tu inicio en la música, como fan?

E.C.: Mirá,  yo soy el más joven de la movida aquella. Para esa época tenía 14 años, y tampoco me dejaban ir a recitales. El primer recital que vi fue en Buenos Aires en febrero de 1970, en los bailes de carnaval, que tocaban Los Gatos (con Pappo). Era la época que hacían “Beat n°1” y de “Rock de la mujer perdida”; Pappo muriéndose de calor con su clásica ropa de cuero, y Lito Nebbia, vestido de piel de zorro (risas) que cantaba con dos micrófonos. Mientras los otros hacían los solos, Lito se sentaba al borde del escenario a firmar autógrafos, y yo fui uno de los cholulos que iban para que les firme…Después de eso empecé a asistir a los recitales locales en Tucumán. No recuerdo por qué no vi Almendra (a fines de 1970); también vino Vox Dei (original), que ahi también tocaron Los Bang.  Más adelante, en el Club Estudiantes presentaron “La Biblia”, que fue el primer recital realmente grande en esta ciudad. Otro lugar donde traían bandas era el Instituto Técnico. En 1972 Arco Iris tocó en el Teatro San Martín. Allí hablé con Santaolalla y (risas) no es una anécdota muy feliz…justo la banda se había cambiado de sello, de RCA a Music Hall; él le decía a la gente que no compren el disco de RCA (se ve que no cobraban las regalías) y yo ingenuamente le dije que a mí me gustaba más la versión de RCA…Santaolalla me fulminó con la mirada  y me dijo “¡Pendejo, no entendés nada!” (risas)

la piedraa

E.B.: ¿Y tus comienzos como músico? ¿Cómo conociste a quienes formaban tu primera banda, La Piedra?

E.C.: Yo comencé tocando “La Biblia” de Vox Dei en una misa, ese fue mi debut. A partir de ahí empecé a meterme en bandas; me habían regalado una guitarra FAIM (y muestra la foto, de 1973). Aquí están los chicos de La Piedra y Rody Castro. Él había participado en una obra de teatro con Trícupa, que se llamaba Calígula, y tocaban en vivo durante la obra. Y uno de los temas fue el germen de lo que después resultó “Matinee” de Redd. Un día apareció Rody por mi casa, buscando a un amigo, que le habían dicho que estaba en mi casa. La cuestión es que se quedó, vio mis discos…siempre mi colección de discos fue la que me abrió las puertas…y ahí me invitó a tocar. Solo que se dio cuenta de que yo era un guitarrista mediocre, pero podía ser un buen bajista. Yo tocaba los bajos con la guitarra. En la navidad del ’73 se hizo un gran evento en el Parque Guillermina: “Navidad progresiva del ‘73”  que duró todo el día. Allí debutó Trícupa como cuarteto (sin batería), pero inmediatamente después de ellos empezó a llover y no pudimos debutar con La Pared. Por esa época no tenía bajo aun, iba a pedirle prestado a Papucho Díaz. En febrero de 1974 me llamaron para ir a tocar al Casino de Las Termas, dos fines de semana. Allí fue mi debut real, con Gustavo de Souza (que había tocado con Podazza en Los Truenos), Rody y  Jorge Ortega (actualmente toca jazz). Me acuerdo que me estaban pasando los temas en el camión en el que íbamos; un amigo baterista, Federico Selis, me había prestado un bajo (que tenía 3 cuerdas) Sumado a esto, después se me cortó una, así que estuve tocando con 2 cuerdas (risas) Hacíamos Rock de la mujer perdida de Los Gatos, temas de Creedence…Pero a pesar de todo nos fue bien, me empezaron a considerar como bajista. Durante el resto de ese año (1974) tocamos en el ex Aeropuerto Benjamín Matienzo, en la confitería. Ahí gané dinero para comprarme mi primer bajo, un HAGSTRÖM (muestra una foto): el debut de la banda, con Rody, Luis D’Orieux en batería  y Carlos Minniti (un fanático acérrimo de Spinetta). Yo tenía un equipo Robertone, todo un clásico. Las bandas tocaban sin sonidista: tiraban los equipos, y el privilegiado era el que tenía el equipo de voces. (Hablando de la foto): esto ocurrió en la Biblioteca Sarmiento. Allí usamos un piano de cola y nos decían “Cuidado que lo tocó Arthur Rubinstein”. Ese recital estuvo repleto de gente, el 27 de diciembre del ’74. Una semana antes, Trícupa no había metido mucha gente, pero ellos venían de tocar mucho. Después en el ’75 tocamos en el Instituto Técnico, pero ya a Rody lo habían llevado a hacer el Servicio Militar, y ese fue el fin del grupo.

la piedra

EB: ¿Cómo sigue tu carrera desde ahí?

En el ’75 me engancho para tocar con los hermanos Pancho y Carlos Trejo, con Mandrágora, y hacíamos covers, principalmente de Santana, ya que el baterista, Mariano Yalour, era todo un experto en esos ritmos y en jazz. Con ellos nos fuimos a tocar a los carnavales de Jujuy en 1976: como no existían djs, teníamos que tocar desde las 10 de la noche hasta las 5 de la mañana; fue la única vez que gané mucho dinero haciendo música: volví con regalos para todos, me compré el (bajo) Rickenbaker y me sobró para vivir como playboy durante 9 meses. El Rickenbaker lo conseguí a través de alguien que tenía una novia azafata, ya que en ese momento no era fácil acceder a instrumentos importados. Aquí en Argentina solamente tenían ese bajo Machi (de Invisible), el bajista de El Reloj, el de Espíritu (Claudio Martínez)y Camilo Diesi (bajista de OM)…y yo, ¡así que me sentía importante! (risas)

En el ’74 mis compañeros de colegio me pagaron para que viaje a Buenos Aires a contratar a una banda importante; queríamos hacer un recital grande para recaudar fondos para ir a Bariloche de fin de curso. Yo llevaba aparte una carta de la Dirección de Cultura, pero cuando llegué no me daban bola porque tenía 17 años. Finalmente Litto Nebbia me dio el teléfono de Rodolfo García, y ahí contratamos a Aquelarre, que tocó en el Club Caja Popular el 13 de setiembre. Como yo era fanático de Trícupa, incluí en el show a esta gran banda tucumana. Tengo grabados los dos conciertos (busca en su computadora y pone a sonar). También conseguí un grabador de 4 pistas, que era auspicio de “Grabacentro”, un negocio de música y tecnología. Pusimos 4 micrófonos ambientales, y salió bastante bien (suena la histórica grabación). Tiene un sonido de órgano clavinete, típico de Aquelarre. De ahí mi amistad con ellos: Héctor Starc, Rodolfo García, Emilio del Guercio…se improvisaba mucho …Como salió un éxito, muchos me veían como organizador de recitales. En el ’76 fue la última reunión de Trícupa, con Rody Castro, que había hecho una obra conceptual con temas de La Piedra, y eso se presentó el 19 de noviembre de ese año en el cine Plaza; fue el primer recital que se hizo en Tucumán con sonidista. Trícupa tenían entre ellos una relación de amor/odio; cuando terminó el recital, se desbandaron.

E.B. : Y ahí surgió el germen de Redd ¿No?

Exacto. El 7 de enero de 1977 estábamos en el Palacio de los Deportes del Parque  de Julio viendo La Máquina de hacer pájaros, y Juan Escalante me propuso tocar juntos. Luis Albornoz se había ido de vacaciones siendo guitarrista de Trícupa, y cuando volvió se dio que no existía más la banda, y daba por descontado que sería guitarrista de Redd. La primera meta fueron como siempre los bailes de carnaval. Juan quería meter vientos, pero  no funcionaron. Un buen día nos damos con que estábamos los tres solos, y nos pusimos a zapar sobre “Come together” (re menor) y derivó en “Reyes en guerra”; desde ahí no nos importó más ni los bailes de carnaval ni los vientos (risas). Los meses siguientes nos pasamos componiendo y ensayando.

E.B: ¿Cómo fue el debut de REDD?

El 10 de junio del ‘77 apareció alguien que estaba organizando un recital de Spinetta en Club Caja Popular, y quería a Trícupa para abrir el concierto. No encontró a Trícupa: encontró a Redd. La gran anécdota previa fue el accidente en el cual a Ricardo Gandolfo (el letrista) se le cae la guitarra, de punta, luego Luis dice: “al fin de cuentas era solo una guitarra”. Diez días después teníamos que tocar; no existía en Tucumán una guitarra de ese calibre. La llevó a un luthier pero nunca lograron recuperar del todo su afinación. Sin embargo, “Tristes noticias..” fue grabada con esa guitarra. Luis se hizo canchero para afinarla durante los shows.

redd

EB: Contanos del proceso que fue grabar “Tristes noticias del Imperio”

Lo grabamos en abril de 1978 en el mismo estudio en donde se había grabado “La ópera Sudamérica” de Arco Iris, los primeros discos de León Gieco, entre otros. Jorge Da Silva fue el ingeniero de grabación, un groso.  Pero a mí me parecía corto el disco; en agosto fuimos a Buenos Aires con Luis, y él compró la guitarra Les Paul negra. Inmediatamente salimos de comprarla y nos metimos en el estudio a grabar “Kamala II”; metimos guitarras acústicas, Da Silva metió cintas al revés, y yo aporté teclados al tema. En total habíamos gastado 19 horas para grabar y mezclar todo el disco, ¡un récord!  Existen también un par de temas inéditos de esa época, bien “floydianos” (los pone a sonar). Mucho después vendría la grabación de “Cuentos del subsuelo”, el cual nunca llegó a editarse. Pero eso es otra historia.

Una llamada telefónica marcó el momento de la despedida. Esteban se iba a reunir con alguien para empezar una vez más con un proyecto nuevo, para continuar con su vocación. Por un instante se pareció mucho a aquel pibe que con toda la ilusión del mundo, cuarenta años atrás,  daba inicio a tantos recuerdos y vivencias dentro del rock, no solo nacional, sino también internacional. Pero eso es otra historia. ¿La continuamos?

Por Homero A. Sánchez  – 7 de noviembre de 2013