Germán Paz, entrevista

Posted on Actualizado enn

       Germán Paz 

“Me resulta muy mágico, misterioso e inspirador el proceso de creación en la música”

La escena del cancionero tucumano se nutre de muchísimos músicos y compositores,  algunos bastante prolíficos. Este el el caso de Germán Paz, quien ha grabado nueve producciones discográficas. “No todas fueron flores “(2002) con Claudia Gargiulo, “Atención, comienza camino de montaña”(2005), “Amigo Vincent”, “Mar entre tus cosas” y “A pasear (en vivo)” (2012), “Cumpas on the road / cancionificaciones de poetas” , “Teletranscomunicador fantasmático”, “Cómo funciona la suerte para hacer dedo” (2016)”  y “Derviche” (2018). Su aventura musical lo llevó a ser parte de Kathru,  Civitas Dei,  y Experimentando lo celta entre otros proyectos, siempre dentro del rock fusión. Estilísticamente define lo que hace como una mezcla entre “rock silvestre” y “canciones urbanas” . Hoy, el año 2019 lo encuentra con su último disco bajo el brazo (replicado y editado físicamente gracias al fomento del Instituto Nacional de la Música) . Continua su militancia por su música, su profesión y por hacer crecer la movida desde lo comunicativo (con un programa de U.M.I.T.A. en Radio Universidad), entre otras cosas

Nuestro diálogo con él nos reúne en un bar de la avenida Mitre. Su formación es tanto autodidacta como académica. Se entusiasma en describir a “Derviche” como un disco más trabajado que los anteriores,  con mucho esmero desde los arreglos.  “Mi idea es venderlo artesanalmente, a la vieja usanza, y también concretar salir de San Miguel de Tucumán y tocar por el interior de la provincia en distintos lugares, ya que aquí no es posible tocar muy seguido. Hablo de hacer un circuito, cambiar no de repertorio pero sí de público.

EfectoBurbuja: ¿Qué pensás en cuanto a la difusión del material en los medios tucumanos?

Germán Paz: “Esto de tocar afuera es la salida que yo veo. Hacer llegar el material, que las radios lo pasen, etc.  Eso y el seguir produciendo, creciendo por donde se pueda crecer. Creo que hay muy poco periodismo musical en Tucumán, gente que realmente le interese y lo escuche a tu disco, que cuando vayas a una radio no sea como si vas por primera vez.  Si no salís en Tinelli o en  T.N. no te dan bola. Creo que hay una mirada “cipaya” aun, que endiosa a lo que viene de afuera. Viene No te va a gustar y hay 5 cuadras de cola, porque viene de Buenos Aires, está legitimado, y acá cuesta legitimar las cosas, a los artistas nuestros. Y eso tenemos que construir, más allá de quejarnos. Y el periodismo musical es muy importante: alguien que escuche a conciencia, que escriba sobre eso, que despierte el interés en el público. Y hay poco periodista especializado: teníamos a Facundo Pereyra, está Mario Tapia, Miguel Manzanares, Abel Sayagues, Ernesto Klass en un momento…y no mucho más lamentablemente.

EB: ¿Cómo trabajás en la composición?

G.P. Siempre sale de estar jugando con la guitarra, con ideas que surgen y que hay que trabajarlas. No me funciona eso de sentarme a componer, siempre son melodías que aparecen. Es como que la creación surge del caos. Me resulta muy misterioso , mágico e inspirador el porqué una melodía sigue diciendo cosas y tiene una fuerza especial, y te lleva a lugares que te gustan. Por eso hay canciones que queremos, y otras que olvidamos.

E.B.: ¿Y  con respecto a las letras?

G.P.: Y… en el mejor de los casos, casi salen con la melodía, y si no van saliendo de a poquito, o no, tampoco la fuerzo. Siempre hay como un impulso de “tirar del hilo” para ver qué sale, y se va armando.

german paz foto

EB: ¿ Quiénes son tus referentes o inspiración en el momento de tus creaciones? ¿A quiénes admirás musicalmente?

G.P.: ¡A mucha gente! A veces encuentro parecido en las melodías a Djavan, o a veces me siento sonando con la influencia de Charly García, o Fito Páez, sin que sea una copia. Y me gusta, porque a esa gente admiro y es como estar en ese mundo. Una idea puede tener una onda jazzera, o Egberto Gismonti, siempre jugando y mezclando mundos, siempre hay una reminiscencia de alguien. Uno toca lo que ha escuchado, o compone cosas que se han forjado en el momento de escuchar música de forma apasionada, entonces siempre van a salir cosas que te has maravillado de escuchar.

E.B. :¿Y de Tucumán, qué artistas o proyectos te gustan?

G.P.: Con UMITA (Unión de músicos independientes tucumanos autogestionados) conocí cosas que ignoraba, como Redd, Los Chicles, Amanda (siempre me gustó Luis Gomez Salas), el Negrex Delgado, Alem también me gusta…

E.B.: Vos que tuviste roles como músico, productor, gestor cultural, etc. : ¿Qué crees que le falta a la escena local para crecer? ¿Qué se puede hacer para mejorar la situación de todos: músicos, público, medios?

  G.P.: UMITA le acercó un proyecto de ley a la Legislatura que entre otras cosas, preveé que el Estado pueda fomentar a la música en vivo con equipamiento a los locales, bajar los impuestos como del IPLA, etc. Si favorecemos al espectáculo favorecemos a los músicos y a la identidad cultural; uno que vive del arte sabe que esto es terapéutico, sanador.

También habría que lograr un convenio con las radios para que pasen un cupo de música local. Por ejemplo una radio  importante de Yerba Buena tenía solo dos discos de músicos tucumanos: de Lucho Hoyos de Leandro Robin. Nada más. Hay mucho desconocimiento y desinterés. La música popular funciona por repetición, por “invasión”. No hay música popular si no se la agita desde las radios, los medios. Uno muchas veces escucha música en lugares en que los que no decidís ponerla, como en panaderías, en los supermercados, bares, etc. Con UMITA hicimos una playlist de 300 canciones de bandas tucumanas y que estaba disponible online, para que un negocio o bar puede hacerla sonar. Si no se hace así los canales son muy reducidos; si solo le mostrás tu música a los conocidos no circula mucho lo que hacés. Si sonás en espacios públicos, en cambio, la gente conoce y puede llegar a gustarle. Hay que tomar los medios, generar estrategias comunicacionales para que suene lo que hacemos.

Otra cosa es que puede haber un Ente que disponga de fondos para gestionar proyectos, concursos, vales de investigación, que tenga una cabida oficial todo esto. Son muchas políticas necesarias, que hay que hacerlas.

german paz foto2

También debe  haber periodismo musical. La gente que escribe,  comunicadores o escritores, que escuchen gente que ensaya o ve que toca, y que escriban sobre eso. O gente que pinta también…Hablo de una retroalimentación entre todos, que seguramente sí sucede, y eso nos va a hacer más conscientes del lugar donde estamos, de los músicos que viven acá, escucharnos entre nosotros, armar encuentros, ciclos. Lamentablemente siento que aun hay un desconocimiento y resistencia a escuchar a nuestros músicos. Todo lo que nos lleve a escucharnos más será positivo: música en las calles, en las plazas, va a mejorar la escena, que yo diría no le falta nada, pero sí que se pueden hacer cosas para que quienes están haciendo música desenvuelvan lo que están haciendo. Es como un impulso de habitar el territorio, tirar las raíces un poco más fuerte, decir: a ver , qué pasa en este lugar. No hay porqué andar copiando música que sale en otros lugares, si no simplemente pensarse aquí y ahora qué es lo que pasa y eso es enriquecedor. Es un error caer en la queja, en “los músicos estamos mal porque…” ¡Mentira! Estamos bien, tocando entramos en éxtasis. Pero algunos circuitos hay que laburarlos.  La gente no quiere pagar una entrada mínima porque no te conocen.  Eso empobrece la sensación de identidad. Las bandas de barrio, sus letras….hay algo que empodera ahí. Te hacen sentir parte de un lugar, y te hacen vivir ese lugar con más compromiso, si no es como un lugar vacío: acá no pasa nada, solamente lo que pasa en TN o en Telefe va a ser interesante. Me parece bueno que empiece a pasar eso, y de hecho ha pasado, cuando en los años setenta la gente se juntaba en La Cosechera y otros bares similares, esa bohemia que estaba en plenitud: escritores, artistas,  poetas … Eso ha pasado, no es algo que vayamos a inventar. Simplemente se debe ser consciente de este fenómeno y darle alimento, carriles para que anden mejor.”

E.B.: ¿Querrías nombrar a artistas o bandas que te interesen de Tucumán,  además de quienes mencionaste antes?

Sí, a Javier Fiori, David Dionosio, Diego Ferronato, Renzo Cecenarro, Brumas, Leopoldo Deza, Dr. Dambred, los hermanos Santillán, entre otros…

Quería agregar que por medio de UMITA se logró  a través de la Dirección de Cultura Social de Yerba Buena que se firme convenio con dos radios de allá para que pasen en su programación diaria al menos dos horas de música de artistas locales (actualmente en Radio San Alfonso (FM 103.9) .”

Así termina nuestra charla. Germán se sube a su bicicleta y se va rumbo al pie del cerro,  a seguir buscando melodías en esa guitarra rebelde, bohemia y llena de ensueños.

Descubran y bajen sus discos en el sitio web: germanpaz.bandcamp.com

Contacto e información: germanpaz_76@yahoo.com.ar

Poesía y letra: 

(del disco “Cómo funciona la suerte para hacer dedo”)

“Misterio maravilla ” 

“Misterio, maravilla, delirio Tucumán
la yunga , el calor , las humedades
el pueblo que votó a Bussi
lo reaccionario, lo mezquino, lo inamovible

Ser un beat tiene un precio alto man
conquistar una soledad diamante
despues de todo era eso cuando hablábamos de ser libres

Ya sé, vamos a bailar un poco, uh,uh
tiene un rayo tu amor, tiene un rayo tu amor

Misterio, maravilla , delirio Tucumán
toda esa gente no va a tirar ninguna
aunque te inviten a su mesa no, no van a estar de tu lado

Ser un beat tiene un precio alto man
concebir una comunidad estrella
despues de todo era eso cuando hablábamos de ser libres

Ya sé, vamos a cantar un poco
tiene un rayo tu amor, tiene un rayo tu amor.”

“Mañana (para soñar) “

“¿Que será? el viento lo despeja todo
tu alma se siente vibrar
y es una mañana para soñar

¿que será? el amor se nos volvió un río
y en la esperanza puedo plantar
y es una mañana para zarpar

¿que será? saludamos el nuevo lucero
y es que amamos la libertad
y es una mañana para soñar

¿Qué será?..”

Disco: “Mar entre tus cosas”  (2002) (completo)

“Canción élfica”

Anuncios

Editorial

Posted on Actualizado enn

La música , los músicos , las épocas

Pensar a la música y a sus autores en relación a la época en que está inserta es interesante porque permite abordar el cómo y el porqué de la propuesta musical. El rock como resultado del surgimiento de una cultura joven contra el stablishment en los años 60 y 70 es un ejemplo, el punk como reafirmación de la rebeldía , y el pop y la vanguardia podrían ser sujetos de análisis sociológicos varios.

Aquí en Tucumán siempre reflejó el sentir de quienes la elaboraron , del clima que se vivía , de sus vivencias y lugares. En pleno neoliberalismo en los 90 la mítica 448 denunciaba al régimen y a Bussi (gobernador de la provincia) con “Torturador”, y Los Chicles invitaban a la anarquía con “Que se pudra Tucumán”. Los peces gordos pintaban su barrio en la letra del “Blues del barrio Oeste II” y Karma Sudaka lideraba una movida tucumana llena de talentos.

Ahora, los fines de la década (año 2019) encuentran al país sumido en una nueva crisis económica , agravada por el sentir del aumento del delito y la inseguridad. La música entonces se convierte en una salida , una respuesta y una resistencia , un decir de jóvenes (y no tanto) ante la injusticia y aquello que está mal. El fenómeno de internet potencia las posibilidades de expresión (videos, podcasts , discos online) y difusión de los artistas. Se da el surgimiento de bandas con mujeres : Las Musicletas , Macumbias , Corumbá entre otras se convierten en toda una expresión política . Skaraway , Vampiro Indio , y otras dicen y tocan temas que son directamente activistas o en eventos de causas sociales.

La deuda es siempre de los de arriba ,(porque bandas y artistas sobran): faltan lugares adecuados, tanto estatales y privados. Los músicos tucumanos solo tienen cabida una vez al año , en el Septiembre Musical, y son pocos. Lo mismo sucede en el Julio Cultural de U.N.T., donde siempre el privilegio lo tienen los músicos de afuera. La crisis limita con sus impuestos y costos de mantenimiento al funcionamiento de locales y a la capacidad de las bandas de autogestión.

Pero la música está ahí , pujante, y la escena prolífica. Siempre que haya alguien dispuesto a dejarse llevar por una canción, un recital, un estruendo de guitarras o batería, habrá magia , deseo. Y la música continuará.

Esta revista pretende mostrar a los músicos y sus canciones pero también conocer sus vivencias , las letras , saber cómo y porqué hacen lo que hacen.

Están invitadísimos a sumar y participar.

Saludos burbujeantes.

Los Veranos (EP)

Posted on Actualizado enn

12798853_941855809255737_3880770724870746732_n

Los Veranos es un grupo tucumano formado por Luciana Lescano, Exequiel Argañaraz y Federico Carlorosi que incursiona en su primer EP con una propuesta cautivante desde lo sonoro. Al disco se lo puede escuchar en Spotify y en Youtube (especialmente recomendado calzarse auriculares para apreciar su riqueza)

Al inicio “Jabali” enfatiza el uso de las dos voces con un ritmo de una cadencia particular: “salgamos esta noche….a ver qué pasará” es toda una invitación a la aventura y al romance. Le sigue “Las palmeras”, acaso el tema más logrado desde lo armónico. Aquí hace su aparición un símil de flauta que aporta belleza melódica. Lo que continúa son dos covers: “Acapulco”, de Concepción y “Ojos sin rostro” de Billy Idol, siendo este último una  exitosa adaptación al castellano de un clásico de los 80. Cabe destacar la producción a cargo de Juan Cruz Palacio y Federico Carlorosi, aportando desde la consola toda su experiencia en el terreno del pop. El EP cierra con “Un Dios bailarín” demostrando que también Los Veranos es una propuesta para divertirse y relajarse en este verano (y en otras estaciones). Promete mucho y revitaliza al pop local que se graben obras de este nivel y nos quedamos a la espera de un disco con más canciones (y algún video!)

Nuestro favorito: “Las palmeras”

Sintetizador y voz: Luciana Lescano.

Guitarra acústica, sintetizador y voz: Exequiel Argañaraz.
Bajo, sampler y percusión: Federico Carlorosi.

Grabado por FC en “El nuevo sonido” entre octubre y noviembre 2015 en Tucumán.
Mezcla y audio final por FC y Juan Cruz Palacio en enero y febrero 2016.

Fotografía: Agustina Lescano.

Escrito y compuesto por Los Veranos;
excepto “Ojos sin rostro” de Billy Idol. (00:07:27)
“Acapulco” pertenece a Concepción (Los Días de Oro Discos, 01, 2015)
Producido por Federico Carlorosi.

Contacto: losveranos@gmail.com
Sello y booking: Los Dias de Oro Discos, losdiasdeoro@gmail.com

Escuchelo aquí: Disco completo

Malasia: “Maquillaje para microbios” (2014)

Posted on

malasia

El flautista tucumano Fermín Kehoe, radicado hace tiempo en Buenos Aires, presenta su nueva banda con un disco titulado “Maquillaje para microbios”. En formato trío, Kehoe se encarga de la voz líder y de la flauta traversa mientras que Dan Szenkier en guitarras y Joel Szenkier en sintetizadores y efectos son sus compañeros de proyecto.

“Maquillaje…” abre con “Película”, un tema que va armándose de a poco junto al arpegio inicial. Es notoria la orquestación con cuerdas (Daniel Quintás de invitado en viola da braccio) junto al rasguido de guitarra. Cierto clima de melancolía la rodea: “…una película que acaba siempre igual / para saber que quedamos afuera / son tan distintas nuestras maneras de pensar…”. El track siguiente es “Toulouse”, mucho más electrónico, bailable y de lírica más directa. El sintetizador es la gran estrella de esta canción, con un magnífico trabajo de detalles percusivos. En el medio se ubica un clima con solo de guitarra y de flauta traversa al unísono, sutiles, casi fantasmales. Continua “Citas mafiosas”, de sonido filoso, oscuro y enigmático. “Con U” retoma la estética bailable, en una almibarada mezcla de música disco, funk, igualmente oscura, con una impronta algo darky y minimalista. En “Alhelí” se regodean los detalles corales mientras suenan de fondo sintetizadores de soñolienta cadencia. El track siguiente, “Persia”, con su estética del lejano oriente y sus acordes diabólicos, desgrana más enigma: “Me salgo del libro/ encarno a tu matador/y traigo conmigo/fragancias y perdición…” representa sin dudas lo más original de esta producción. Cierra el disco “Vistas al futuro”: luego de una larga introducción, da comienzo esta verdadera oda futurista: un canto a la desesperación aunque con algún dejo optimista. El clima que logra es notable: los detalles sonoros, la orquestación percusiva, las voces, el sintetizador, todos detalles que invitan a escucharlo una y otra vez y a desear que no se terminara el disco.

La voz de Kehoe, de matiz grave, acompaña de manera original a los demás instrumentos, logrando una estética confortable, junto al invitado en coros, Eduardo “Chueco” Ferrer (Posavasos, Klemm, etc). La producción descolla en calidad y otro detalle importante es que en la página de bandcamp donde puede escucharse el disco se pueden leer todas sus letras. El diseño de tapa (responsabilidad de Cristian Ariel Martínez) también merece crédito: inquietante con esas válvulas electrónicas e insectos.

¿Pop? ¿Funk? ¿Disco electrónico? Malasia rehúye a las etiquetas para entregar un trabajo fresco y glamoroso, libre de convenciones; un debut auspicioso y original que deja ganas de más.

Mis favoritos: “Película” y “Vistas al futuro”

Grabado en abril de 2014 en Estudio Bacanal. Mezcla: Joaquín Franco. Mastering: Sr. Warrior

Enlace para escucharlo:  malasiamusic.bandcamp.com

 

Los empleados : “Experimentando nuevas realidades” (2009)

Posted on Actualizado enn

Los empleados : “Experimentando nuevas realidades” (2009)

Imagen

Editado  por el año 2009, el disco da inicio con la pegadiza “Aldeas”, cuya letra y acordes pintan con sencillez una amigable canción punk, llegando a un simpático final como si de una playa se tratase. “Las viejas”  es otro ruidoso tema, con una risueña letra y mucha energía eléctrica; el sintetizador aporta sutilmente al descontrol.  “Cachito” condensa la  tristeza  con innovación sonora.  El uso de los instrumentos deriva en un lacónico despliegue de sonidos y ritmos.  Es en el track siguiente, “Amo a mi hermano” cuando aparece la candidez del sonido acústico de guitarra, acompañado por una suave modulación vocal, que contrasta con la extraña relación que plantea entre cristianismo, islamismo y la bomba. “La rasta cañera” , además de tener un gracioso título, evoca una melodía lejana y exótica. Su instrumentación presenta gran creatividad, donde descolla la labor de la batería especialmente y deriva en un final frenético. Finaliza el disco “Canción que no para terminar el disco”  que no es en sí una canción, sino un desvarío que repite “la rasta cañera” en efecto delay  mientras el bajo contorsiona  y se escuchan sonidos difíciles de clasificar.

Resumiendo, Los Empleados por esta época, sin dejar de rockear a pleno, hacen de las suyas en un sendero mucho más experimental e indie que en épocas anteriores, entregando otra pequeña muestra de su mundo desenfrenado y (sanamente) loco.

Integrantes: Pablo Gu (voz), Gaspar Rojas (guitarra y voz), Lukas Contreras (batería), Chino Cabrera (bajo) y El Barba (kaoss pad y sintetizador)

Grabado por Daniel Sales. Mezclado y masterizado por Juan Cruz Palacio para Yoconvoz studio.

Mi favorito: “Cachito”

Podés escucharlo aquí: http://losempleados.bandcamp.com/album/experimentando-nuevas-realidades

Luciana Tagliapietra: “Los domingos” (2009)

Posted on Actualizado enn

Luciana Tagliapietra : “Los domingos” (2009)

Intentar reseñar el disco “Los domingos” nos reencuentra con lo que significó el debut discográfico como solista de Luciana Tagliapietra, la artista tucumana que anda recorriendo actualmente escenarios de Argentina y Chile presentando sus tres discos.

El inicio se da con la  estrepitosa “Langostas” y su sonido potente, el “yeite” de guitarra bien al frente y  una estética pop adornada con distorsión y arreglos de vientos. La onírica “Soñando soñando” es muy suave, a duo con Juan Cruz Palacio, en una efectiva disposición de acordes y sonidos que se repiten, meciendo al oyente hasta el fade out final. “Papá Noel” es una sencilla canción pop, desprejuiciada, suelta y sumamente naif. La instrumentación es tan deliciosa como la armonía, de gran creatividad. La vertiente musical pop se reitera con “Demasiada presión”: “corazón/ no estoy lista para vos…” anuncia de manera lacónica y contundente. “Los domingos”, el tema que da título al disco se presenta como un punto alto, levemente amarga como el track anterior, en la que la voz rasposa trasmite toda esta intención. Hacia el final suena de fondo  una voz en inglés y sonidos de un despegue espacial norteamericano. “Ciudad Anastacia” aporta la pureza de la guitarra acústica y melancolía: “luces pequeñitas/ me llevan a ver tu luz / parte desde lejos / casi desde Marte”. Los colchones de teclados de fondo aportan exquisitez junto a  los vientos, en una muestra de sobriedad. “Tiempo y canción” nos mece en otra propuesta suave: “vamos de paseo / aunque nadie vea todo lo que hacemos / olvidemos esto / el corazón se va”. También aquí se escuchan ciertos diálogos de fondo de películas, hasta el climax del final, bien logrado en una nota sostenida lisérgicamente por un órgano. Concluye el disco la encantadora “Empresa”, con su sencillez abrumadora, convirtiéndose en un clásico instantáneo con sus acordes beatlescos y su inspirada melodía.

Nos encontramos ante una muestra del talento compositivo de Luciana, tanto en las letras como en su música.  “Los domingos” es un disco íntimo, sencillo y tierno a la vez aunque con un estética sonora bastante moderna,  marcando los primeros pasos solistas de esta gran artista en una producción de alto nivel.

Mis favoritos: “Papá Noel” y “Empresa”

Escuchalo aquí: http://lucianatagliapietra.bandcamp.com/album/los-domingos

Grabado , mezclado y producido en 2009 por Juan Cruz Palacio en estudios Yoconvoz. Masterizado por Eduardo Bergallo para Puro Mastering.

Ilustración de Carla Grunauer, diseño: Sebastián Rosso, Fotos: Carla Vedelago y Atilio Benaschi.

Aquel otro cine: los cineclubs en Tucumán

Posted on Actualizado enn

Aquel otro cine

Los cineclubs en Tucumán

 Público en sala caviglia

Pensar en cine alternativo en nuestra ciudad implica recordar automáticamente aquellas noches en los años ’80 en las cuales acudíamos al céntrico “Videobar”  para deleitarnos con las películas de Los Beatles,  Pink Floyd, o de retrospectivas de  directores de culto como Fellini o Kubrick,  figuritas difíciles para aquella época y  nunca  exhibidas en el circuito de cines comerciales (siempre más interesado en las novedades y éxitos de taquilla del momento). 2001_una_odisea_del_espacio1

El concepto de cine como espectáculo y entretenimiento se trastoca a fines de la década del ’50, cuando diversos movimientos estéticos (la “nouvelle vague” francesa, el neorrealismo italiano, el  sueco Ingmar Bergman, entre otros) dan un giro copernicano al séptimo arte al incorporar temas nuevos como los movimientos revolucionarios, el feminismo, la cultura underground y hippie, la segregación a partir del racismo y otros tópicos sociales y filosóficos. El bajo presupuesto y la libertad creativa caracterizan a esta corriente de vanguardia  que revolucionó el modo de hacer y pensar el cine a nivel mundial y dio nacimiento a lo que se denomina “cine de autor” o “independiente”.

LADRI_DI_BICICLETTE__1_948_o EL LADRON DE BICICLETAS

En nuestra ciudad, los ciclos especiales de cine tienen registro a partir de fines de la década del ’40: en el desaparecido cine Metro se exhibía cine infantil; también las bibliotecas Alberdi y Sarmiento , La Sociedad Cooperativa de crédito, el colegio universitario Gymnasium y el Banco Noar fueron testigos de citas con los films. También en las distintas facultades hubo siempre ciclos especiales, que juntaban a una nutrida legión de fieles. El expresionismo ruso, el mencionado neorrealismo italiano, la nueva ola francesa, el realismo alemán entre otras corrientes, eran la atracción principal de estos ciclos.  A partir de 1974 comenzó a funcionar en calle Mendoza “La Cineteca”, en donde la concurrencia se regodeaba con films de directores como Luis Buñuel, Jean Luc-Godard, Passolini, Michelangelo Antonioni o Luchino Visconti,  por un lado, y  por otro lado Tarantino, los hermanos Cohen, Almodóvar, Jim Jarmusch , David Lynch del cine contemporáneo. Así pasaron generaciones de cinéfilos que buscaban aquel otro cine, ese que proponía no solo entretener sino que tocaba temas sensibles o tenía una intención artística evidente.

“Persona” de Ingmar Bergman

En la actualidad esta modalidad cinéfila está expandida a espacios no convencionales como terrazas (Cineclub La Terraza), bares temáticos (Sonora, El árbol de Galeano, Patio Lorca), teatros (Círculo de la Prensa, en el mismo lugar donde funcionaba “La cineteca”), festivales anuales (Festival de Cine Argentino de Tucumán, Ciclo de cortos “Cortala”, etc.), espacios de arte (Espacio Cripta con ciclos de terror y ciencia ficción retro), o sedes de Colegios Profesionales (Colegio de graduados en Cs. Económicas, por ejemplo) y por supuesto en salas del Estado como el Teatro Caviglia o Caja Popular, el MUNT y otras.

 

 

 

A contrapelo de la extinción masiva de salas en San Miguel de Tucumán (en décadas pasadas llegó a haber más de 30), los cineclubs pugnan por permanecer en pie a pesar de todos los cambios en las modalidades de consumo (piénsese en internet, en los dvd clubs y las propuestas de tv digital y por cable, entre tantas otras). Es que siempre habrá un espectador dispuesto a entregarse al extraño disfrute de dejarse absorber por un par de horas en la magia que el cine genera cuando se apaga la luz y se enciende el proyector.

* Fuentes consultadas: notas de archivo del diario La Gaceta, Wikipedia, y diversos blogs de cine.